viernes, 8 de febrero de 2013

Silene latifolia L.








Silene latifolia Poiret. Colleja blanca.

Según Flora Ibérica, web del CSIC, -Consejo Superior de Investigaciones Científicas-,  el nombre de Silene, fue empleado por el griego Teofasta (371- 286 a. C.) . El botánico Mathius Lobelius, Flandes (1538-1616), lo hizo suyo, al igual que años más tarde igualmente Carlos Linneo (1707-1778), lo retomo  en su magna obra clasificatoria. Parece ser que la etimología de Silene, proviene del griego sialon n = saliva o baba, aludiendo a la viscosidad de algunos ejemplares de su familia, como es el caso de Silene nutans que vemos anteriormente. Esta Silene latifolia tiene al menos ocho subespecies, razón por la que para no mojarme y no para no pillarme los dedos, la dejo así, sin su segundo apellido.

La imagen está tomada en La Collada de Cerredo en los últimos días de mayo. Es una planta perenne con varios tallos ramificados. Sus flores llegan a tener 25 mm. y según mi amigo Luis Fernández, también la podemos contemplar en la Braña de Rioscuro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada